MUA: Fur-Effect Nails [Manicura de peluche]

¡Hola!!

Hoy vengo a presentaros las nuevas manicuras de peluche (o terciopelo) de MUA, los MUA Fur-Effect Nails… un nombre complejo para un invento original.

A los amantes de la manicura de caviar seguro que este producto les llama la atención. Se trata, nada menos, que de unas finas y pequeñas fibras, que se adhieren a la uña dejando un aspecto aterciopelado.

Antes de meternos en materia, como siempre, os dejo el ENLACE A LA WEB y su precio, que es de 3.79€.

Esta semana fueron novedad y han llegado muy pocas unidades como adelanto a la reposición mensual de la marca, que es a finales de mes, por lo que si cuando se publique esta entrada hay algún tono agotado, tranquilas, que se repondrá 😉

En esta entrada pretendo que aprendamos juntas a usarlos y paso a paso os iré comentando las conclusiones que he sacado, las ideas que tenía sobre el producto, y como usarlos de la mejor manera posible 😉

Antes de nada, como características generales, os diré que cada tarrito contien 1.5gr, pero tienen un tamaño importante, y en este tipo de productos tan ligeros, ese peso es una cantidad más que respetable.

La caducidad es de 12 meses, aunque no veo en que manera pueden esto llegar a estropearse :/

La colección contiene 5 tonos, todos preciosos, que hacen difícil la tarea de escoger, aquí podéis verlos destapados, con su color real:

Hay un borgoña  granate-morado, tan de moda esta temporada, un azul flúor, un fucsia, un morado muy oscuro con tendencia a azul marino y un rosa bebé muy suave.

¿Comenzamos con la manicura? ^_^

En primer lugar, es aconsejable buscar tonos de esmaltes lo más asemejados posible al terciopelo que tengamos pensado usar.

En mi caso, y como quería probar todos para que los vierais, elegí éstos:

No hace falta que sea una manicura demasiado esmerada, no se verá, sólo cubrimos el color en caso de que se nos cree alguna «calvita»

Si abrimos la rosca de la tapa de los «Fur» encontramos una rejilla que impide la salida incontrolada de producto:

En teoría se usan con ella puesta pero, sinceramente, es imposible sacar nada de producto así, el pelito no pasa por los orificios.

La solución no puede se más sencilla… nos armamos con unas tijeras o algo similar y levantar esa rejilla, es bien sencillo pero hay que hacerlo con cuidado para no tener algún «desagradable accidente» 😉

Bien, la marca y demás recomiendan que sobre el esmalte de color aún húmedo se aplique el producto pero, personalmente y al igual que hiciera con la manicura de caviar, me ha parecido mejor dejar secar la laca de color y aplicarlo sobre un brillo de uñas transparente cuando aun no esté seco, creo que así nos ahorramos poder estropear el color.

Antes de pasar al siguiente paso, por tanto, hemos de tener a mano estos dos productos:

El brillo que vayamos a usar y una brocha para retirar los excesos (lavar después de usar).

Con el brillo de uñas húmedo sumergimos la uña, inclinándola de un borde a otro para que se cubra uniformemente.

Quedará una cosa parecida a esta, no asustaros jeje

Presionáis suavemente el «peluche» con el dedo o lo que se prefiera, para adherirlo, y acto seguido, con el pincel que tengamos, retiramos suavemente el exceso devolviéndolo al recipiente.

Los excesos se despegan sin problemas de la piel, y hay que dar bien con la brocha para que no queden pelillos sueltos y luego se vayan perdiendo por ahí. Salen enseguida.

Ahora os muestro el resultado, y os explico los errores de principiante que cometí hasta terminar consiguiendo un acabado aceptable, teniendo en cuenta que no soy profesional ni mucho menos jeje

El orden en el que hice las uñas es el de la numeración. Vamos una a una:

*1* Primera uña, errores: no cubrir uniformemente con el brillo transparente la uña, por lo que luego el producto no se pega a las zonas secas.

*2* Demasiado brillo de uñas: aplicar una capa uniforme, sin excesos y sin salirnos, o la superficie se quedará abultada y las cutículas manchadas.

*3* Tercera uña, la cosa mejora, pero aún queda una superficie irregular.

*4* y *5*  considero que están bonitas y es el tipo de acabado que busco ¿vosotras qué pensáis? con bordes limpios y superficie uniforme.

Se pueden mojar, comer y de todo perfectamente, secan al momento y si se sacude bien el exceso de producto, no pierden más pelitos una vez secas.

Lógicamente no es un tipo de manicura de las que una se hace para toda la semana, como os podréis imaginar, pero un par de días dura, y seguro que no deja indiferente a nadie jeje

Espero que os haya ayudado con este minituto y en un par de intentos dominéis la técnica rápidamente 😉

Decir que no sólo se pueden cubrir toda la uña con ellas, que como sólo se adhieren donde esté el esmalte húmedo, podemos hacer manicuras francesas, dibujos geométricos, círculos, etc 🙂

¡Saludos! Espero que os haya gustado, ya me contaréis 😀